La velocidad de los ritmos actuales, la intensidad de los estímulos externos y la imperiosidad de los acontecimientos colectivos, inducen a vivir de manera compulsiva y superficial. Nuestra cultura anti-aging ignora o rechaza la muerte, y especula con la seductora idea de una vida larga, ligera y feliz.

Al no concienciar la realidad de la muerte, caemos en la ilusión de que hay tiempo para todo. Postergamos la resolución de nuestros conflictos más profundos y antiguos, cargando un peso enorme de rabia, angustia y dolor. Esto exige tanta energía, que apenas sobrevivimos, sin fuerzas para generar alegría y menos aún para experimentar la libertad.

En la tradición kabbalística Daath es el abismo, el paso obligado para soltar las identificaciones y ataduras del ego, y renacer a una Vida, en plenitud.

Inspirado en la visión evolutiva de la Kabbalah, en este trabajo nos confrontamos con todas y cada una de las cuestiones sin resolver. Situaciones kármicas, dificultades en las relaciones, deudas pendientes, obstáculos e impedimentos, esperanzas perdidas…

Todo es revisado, rescatado y redimido, para liberar la energía emocional encapsulada. Así recuperamos el poder para construir una nueva vida, en conciencia y responsabilidad.

Un proceso emocional, energético y espiritual para manifestar la belleza y luz original de nuestra alma.

Duración: Cuatro días intensivos.