Jhai en hebreo significa Vida. No sólo en su sentido de fenómeno biológico, sino entendida como virtud, alegría, vitalidad, posibilidad, creatividad, potencia y poder.
En la tradición kabbalística los brindis se hacen “por la vida”. Reverenciando la vida, como un don divino.

Este método de “Armonización y Sanación Energética Jhai” es un sistema que integra la imposición de manos como vehículo de trasmisión y activación de la energía vital, con el enfoque fundamental de Kábbalah de honrar la vida.

Si bien en el aspecto externo es similar a otros métodos de sanación, además de emplear múltiples herramientas, su distinción radica en la postura interna y el objetivo que consiste en “traer el cielo a la tierra”. Esto es devolverle a la vida, a nuestra vida, la cualidad de entusiasmo, vitalidad y capacidad de creación.

Descargar temario completo